jueves, diciembre 8, 2022
InicioReflexionesTDAH y consumo de sustancias, ¿cómo se relacionan?

TDAH y consumo de sustancias, ¿cómo se relacionan?

¿Qué es el TDAH? ¿Cómo se relaciona el TDAH y el consumo de sustancias? ¿Tener TDAH aumenta el riesgo de adicción? ¡En este artículo te lo contamos!

TDAH y consumo de sustancias, ¿cómo se relacionan?

Última actualización: 31 octubre, 2022

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se ha identificado en casi todas las culturas. Los estudios demográficos sobre el tema nos dicen que aproximadamente un 5 % de los niños y un 2,5 % de los adultos lo padecen. Aunque las adicciones a sustancias son relativamente más frecuentes entre los adultos con TDAH que entre la población general, el TDAH y el consumo de sustancias está presente solamente en una minoría de adultos.

Por otro lado, se sabe que las características propias del TDAH aumentan la probabilidad de que los adolescentes desarrollen algun tipo de adiccion. Los menores que presentan TDAH tienden a experimentar los efectos que producen las sustancias con una mayor intensidad. Es por ello que el riesgo de padecer una adicción es mayor y la progresión a ella (es decir, el tiempo que se tarda en desarrollar la adicción) es también mayor.

“Sabemos que uno de los efectos a largo plazo del TDAH es tener un mayor riesgo de consumo de sustancias. De hecho, la investigación ha encontrado que los niños con alteración por déficit de atención con hiperactividad o TDAH tienen dos o tres veces más de probabilidad de desarrollar un consumo de sustancias perjudiciales, en comparación con otros niños”.

-Instituto Mente Infantil-

El TDAH aumenta el riesgo de padecer una adicción.

¿Qué es el TDAH?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), lo describe como un patrón persistente, que dura más de 6 meses, de falta de atención o hiperactividad e impulsividad. Dicho patrón comienza en periodo de desarrollo del niño, normalmente en torno a principios o mediados de la infancia.

Existen diferentes subtipos en función de los síntomas. Así, podemos encontrar los siguientes:

  • TDAH con predominio de inatención: es más frecuente en niñas y mujeres adolescentes. Se produce un mayor deterioro en el ámbito académico. En este subtipo predomina el deterioro de la atención selectiva: es decir, la capacidad para dirigir la atención y difícil en algo sin permitir que otros estímulos interrumpan la tarea (por ejemplo, atender al profesor mientras se ignoran ruidos que se producen en clase). Además, el TDAH con predominio de inatención es el más frecuente.
  • TDAH con predominio de hiperactividad: es el subtipo más conflictivo. Es feature la actividad muy enérgica, que aparece sobre todo en situaciones sedentarias, aburridas, y muy estructuradas (por ejemplo, en clase). La hiperactividad parece ser mayor ante la madre y ante los profesores.
  • Combinado TDAH, tanto con inatención como con hiperactividad: es más frecuente en niños y varones. Está más relacionado con el trastorno de personalidad antisocial. Cuando aparece tanto la hiperactividad como la inatención, el deterioro que produce en la vida de la persona es mayor. En este subtipo, predomina el déficit en atención sostenida, es decir, la capacidad que tenemos de mantener nuestra atención en una actividad concreta durante un periodo determinado (por ejemplo, atender al profesor durante 30 minutos).

“Los niños con TDAH también pueden tener dificultades con la baja autoestima, las relaciones problemáticas y el bajo rendimiento escolar. A veces, los síntomas disminuyen con la edad. Sin embargo, algunas personas nunca superan por completo sus síntomas”.

-Clínica Mayo-

De igual forma, estas manifestaciones deben estar presentes en más de un contexto (por ejemplo, en la escuela, en casa, en el trabajo, en la guardería, en el parque, o en actividades extraescolares) y los síntomas pueden variar dentro de cada uno de ellos. Los niños con TDAH también suelen ser más irritables y tienen más compromiso con su estabilidad emocional.

TDAH y consumo de sustancias

“Estos niños son mas hiperactivos, más impulsivos, y sus mentes suelen saltar de forma más rápida de uno a otro pensamiento, de modo que tienden a gravitar hacia sustancias que disminuyen el ritmo de sus pensamientos”.

-Instituto Mente Infantil-

Para compensar la hiperactividad y la impulsividad que caracteriza a estos niños, a menudo entra en contacto con sustancias como la marihuanasiendo esta la sustancia que más se consume, el alcohol o la nicotina. Entre los efectos de la marihuana podemos encontrar la sedación leve y la euforia.

Hemos mencionado que los niños con TDAH tienen deteriorada la atención, tanto selectiva como sostenida, por lo que el consumo de sustancias estimulantes, como la nicotina o la cocaína, son “atractivas” para ellos, porque uno de sus efectos es el aumento y mejora de dicha atencion, a corto plazo. Además, se han identificado factores de riesgo adicionales cuando se trata del uso excesivo de sustancias.

  • Los niños con TDAH tienen mayor probabilidad de presentar otro trastorno concurrentecomo los trastornos de ansiedad, los trastornos depresivos o el trastorno negativista desafiante.
  • Es habitual que los niños con TDAH tengan dificultades en la escuela o problemas de adaptación, y pueden “atraer” a otros niños, tanto con TDAH como sin el trastorno, pero que comparten estas dificultades. Tienden a relacionarse con otros niños que presentan comportamientos de riesgo y consumo de sustanciasdisparándose las oportunidades para la experimentación con ellas.

“Veamos, cuando a los niños se les da una sustancia que los calma, se sienten bien. Intente participar en comportamientos más productivos para controlar su TDAH como meditar, salir o caminar, se vuelve mucho más difícil porque una sustancia proporciona una solución muy rápida”.

-Jeannette Friedman-

Hablar sobre las drogas y sus efectos con los niños y adolescentes que tienen TDAH es recomendable para prevenir.

¿Qué hacer si mi hijo tiene TDAH y consumo de sustancias?

Lo más importante que pueden hacer los padres es proporcionar a sus hijos la atención especializada que necesitan: que el menor sea evaluado, para implementar las medidas necesarias lo antes posible. Sobre todo si aparecen comportamientos inusuales de inquietud, distracción u olvidos.

Desde el Instituto de la Mente Infantil propongo una serie de pautas sencillas que podemos seguir:

  • Habla con tus hijos sobre el consumo de sustancias a edad temprana. Explícales que el TDAH les hace más vulnerables a la adicción en comparación con sus compañeros sin TDAH. Adopta una postura sin prejuicios.
  • No seas excesivamente permisivo, es decir, no hagas demasiadas concesiones. El niño o el adolescente debe aprender a manejar y gestionar sus desafíos. Y si no aprende a manejarlos, puede recurrir a una sustancia para disminuir la ansiedad.
  • Mantén una comunicación positiva: las dificultades pueden ser importantes, e identificarlas es vital, pero simplemente señalarlas una y otra vez no va a hacer que desaparezcan. Intente que en los mensajes que le lleguen al menos estén siempre muy presentes los avances logrados, así como una previsión establecida de los que puede lograr en un futuro próximo.

“No reorganices los muebles. Enséñale cómo caminar alrededor de ellos”.

-Friedman-

Los autores del estudio insta a las familias no solo buscan un equipo de profesionales que evalúen y traten el TDAH de sus hijos, sino que también trabajaron para tener una relación positiva con ellos. Así, se recomiendan que, si se encuentran en conflicto constante, pueden buscar ayuda en los distintos marcos terapéuticos.

Te podría interesar…



Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: