domingo, septiembre 25, 2022
InicioReflexionesTácticas secretas que utilizan los manipuladores para controlarte y confundirte

Tácticas secretas que utilizan los manipuladores para controlarte y confundirte

Es posible que tengamos una sensación incómoda en nuestras entrañas que no concuerde con las palabras del manipulador o que nos sintamos atrapados al aceptar una solicitud. La mayoría de las personas reaccionan de maneras que intensifican el abuso o le hacen el juego al abusador y se sienten pequeños y culpables, pero se retraen y permiten un comportamiento inaceptable. Si tiene un padre manipulador, puede ser más difícil reconocerlo en una pareja porque le resulta familiar.

La antigua sabiduría de «conocer a tu enemigo» es esencial cuando se trata de un manipulador. Ser capaz de detectar estas flechas ocultas te permite responder estratégicamente a manipulaciones encubiertas. Comprender lo que están haciendo te da poder.

Cuando las personas se comportan de forma pasiva-agresiva, lo que parece pasivo o defensivo es una agresión oculta. Es cuestionable hasta qué punto su comportamiento es consciente o inconsciente.

Para la víctima, no importa. El efecto es el mismo. Ser demasiado empático te pone en riesgo de ser abusado una y otra vez. Cuando alguien te ataca abierta o encubiertamente, es agresivo. El psicólogo George Simon argumenta que estos manipuladores secretos dicen y hacen cosas intencionalmente para obtener lo que quieren: poder y control.

Para las personas con trastornos de carácter, como sociópatas y narcisistas, y algunas personas con trastorno límite de la personalidad, argumenta que sus tácticas no son inconscientes en la forma en que normalmente funcionan los mecanismos de defensa. Sin embargo, su comportamiento es tan habitual que con el tiempo se vuelve reflexivo. No piensan en ello, pero todavía son conscientes de ello.

Objetivos de un manipulador

El objetivo de cualquier manipulación es ganar influencia para satisfacer nuestras necesidades, pero los manipuladores habituales lo hacen por poder y control y usan métodos engañosos y ofensivos. Los manipuladores mantienen el dominio a través de la manipulación emocional, el abuso y el control coercitivo continuos y recurrentes. Suelen ser pasivo-agresivos. Es posible que mienta o actúe de forma pensativa, herida o sorprendida por sus quejas, todo para desviar cualquier crítica y continuar comportándose de una manera inaceptable. Al mantener el control para hacer lo que quieren, los manipuladores tienen como objetivo:

1. Para evitar ser confrontado.

2. Ponerse a la defensiva

3. Hacer que te cuestiones a ti mismo y a tus percepciones

4. Para ocultar su intención agresiva

5. Para evitar la responsabilidad

6. Para no tener que cambiar

Eventualmente, eres una víctima y puedes perder la fe en ti mismo, en tus sentimientos y percepciones. Gaslighting es una forma de manipulación insidiosa e incapacitante.

Tácticas secretas de manipulación

La manipulación puede incluir agresión abierta, como críticas, abuso narcisista y formas sutiles de abuso emocional. Las armas secretas favoritas de los manipuladores son: culpa, quejarse, confrontar, mentir, negar, fingir ignorancia o inocencia (por ejemplo, «¿¡Quién soy yo!?»), culpar, corrupción, debilitamiento, juegos mentales, conjeturas, «pie en la puerta». «, disgustos, chantaje emocional, evasividad, olvido, desatención, falsa preocupación, simpatía, disculpa, halagos, regalos y favores. Ver Cómo detectar la manipulación.

Las tácticas típicas se describen a continuación:

Situado

Los mentirosos habituales a veces mienten cuando no es necesario. No mienten porque tienen miedo y son culpables, sino para confundirte y hacer lo que quieren. Algunos lo ponen simultáneamente a la defensiva con acusaciones y otras tácticas de manipulación. La mentira también puede ser indirecta por vaguedad y/u omisión de información material aunque todo lo demás sea cierto. Por ejemplo, un infiel podría decir que estaba trabajando hasta tarde o en el gimnasio, pero no admitir una cita por adulterio.

Rechazo

Esto no es una negación inconsciente, como no darse cuenta de que ha sido maltratado, tiene una adicción o evita enfrentar verdades difíciles. Esta es la negación consciente de negar el conocimiento de promesas, acuerdos y comportamientos. La negación también incluye restar importancia y racionalizar o poner excusas. El manipulador actúa como si estuvieras haciendo un gran problema por nada o racionaliza y excusa sus acciones para hacerte dudar de ti mismo o incluso para ganar tu simpatía.

Para evitar

Los manipuladores quieren evitar ser confrontados y asumir la responsabilidad a toda costa. Pueden evitar conversaciones sobre su comportamiento simplemente negándose a discutirlo. Esto podría combinarse con un ataque, como «Siempre me estás molestando», poniéndote a la defensiva con culpa, culpa o vergüenza.

La evasión puede ser sutil e imperceptible cuando un manipulador cambia el tema. Puede disfrazarse de jactancias, elogios o comentarios que desea escuchar, como «Sabes cuánto me preocupo por ti». Puede olvidar por qué estaba molesto en primer lugar.

Otra táctica de evasión es la evasiva que empaña los hechos, te confunde y siembra dudas. Una vez salí con un hombre que decía que éramos incompatibles porque yo era demasiado precisa y él era del tipo «indiferente». ¡Precisamente! Se sintió incómodo cuando le hice preguntas o noté inconsistencias en sus medias verdades. Se hizo evidente que era un hábil mentiroso manipulador. Es fácil darle a alguien el beneficio de la duda y negarte a ti mismo cuando tienes confianza en una relación. En caso de duda, ¡confíe en ellos!

Culpa, culpa y vergüenza

Estas tácticas incluyen lanzar, una defensa en la que el manipulador culpa a los demás por su comportamiento. Los manipuladores creen que «la mejor defensa es un buen ataque». Al cambiar la culpa, la persona lesionada ahora está a la defensiva. El manipulador permanece inocente y libre para seguir adelante, mientras que sus víctimas ahora sienten culpa y vergüenza.

Los abusadores suelen culpar a sus víctimas o a cualquier otra persona. Tenga cuidado con las excusas que en realidad son otra manipulación. Los adictos suelen culpar de su adicción a otras personas, a su jefe exigente o a su cónyuge «malvado». Un acusado criminal indefenso atacará a la policía o sus métodos de recopilación de pruebas. Los violadores pudieron atacar la reputación de sus víctimas.

Ayudé a una pareja en un caso de violencia doméstica donde el esposo abusivo culpó a su esposa por su violencia. Le dije: «Me sorprende que tu esposa tenga tanto poder sobre ti». Estaba estupefacto, ya que toda su agenda era ganar poder sobre ella.

La culpa y la vergüenza te llaman la atención, lo que te debilita mientras el abusador se siente superior. Los mártires usan la culpa cuando dicen o insinúan: «Después de todo lo que he hecho por ti…», a veces combinado con críticas de que eres egoísta o desagradecido.

La vergüenza va más allá de la culpa para hacerte sentir inadecuado. Te menosprecia como persona, tus rasgos o rol, no solo tus acciones. «Los niños se comportarían si tuvieran un padre que supiera cómo criar (o que se ganara la vida decentemente)». La confrontación es una forma sutil pero poderosa de vergüenza. Es dañino cuando los padres comparan a los hermanos entre sí o con compañeros de juegos. Algunos cónyuges comparan a su cónyuge con su ex para obtener ventaja al hacer que su cónyuge se sienta inferior.

La culpa y la vergüenza pueden incluir «culpar a la víctima». Por ejemplo, encuentra evidencia en el teléfono de su pareja de que está coqueteando. Tu pareja actúa indignada porque hablaste por teléfono. Ahora él o ella ha cambiado el enfoque hacia ti. Al culparte, tu pareja evitó una confrontación de coqueteo e incluso puede mentir, minimizarlo o pasarlo por alto por completo. Usted, la verdadera víctima, se siente culpable por espiar, menospreciando cualquier ira justificada y luego podría permitir que el coqueteo continúe sin ser confrontado.

Intimidación

La intimidación no siempre es con amenazas directas, pero puede ser solapada. Se puede lograr con un look o tono y afirmaciones como: “siempre lo hago a mi manera”; «Nadie es insustituible». «La hierba ya no es verde»; «Tengo métodos y amigos en la cima»; «Ya no eres tan joven»; o «¿Ha considerado las repercusiones de esa decisión?» Otra estrategia es contar una historia que seguramente cause miedo, como: «Dejó a su esposo y perdió a sus hijos, su hogar, todo». «Lucho para ganar. Casi mato a un niño una vez».

Jugar a la víctima

Esto es diferente de culpar a la víctima. En lugar de culparte a ti mismo, esta táctica de «pobre de mí» despierta tu sentimiento de culpa y simpatía, por lo que cumplirás sus órdenes. «No sé qué haré si no me ayudas». Las personalidades más desordenadas a menudo amenazan con suicidarse si te vas. También puede tomar la forma de «No te preocupo por mí»; «¿Por qué me tratas así?» o «Nadie me ayuda». Su cumplimiento alimenta su resentimiento, daña la relación y fomenta la manipulación continua. La culpa por el comportamiento o la situación de otra persona es una culpa irracional.

Conclusión

Estas tácticas son destructivas. Puedes perdonar, pero no olvidar. La manipulación probablemente continuará. Con el tiempo, esto es traumático y puede dañar gravemente su autoestima. La conciencia es el primer paso. Es posible que necesite ayuda para ver las cosas con claridad. Escriba las conversaciones e intente identificar los abusos y las tácticas utilizadas. Aún más difícil es no tomar las palabras del manipulador como algo personal y aprender a responder.

© Darlene Lancer 2019

Source by Darlene Lancer

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: