viernes, octubre 7, 2022
InicioReflexionesLA PARÁBOLA DEL CAMELLO Y LA MULA

LA PARÁBOLA DEL CAMELLO Y LA MULA

Un día en el desierto hacia demasiado sol ya muchos kilómetros de distancia de un pequeño pueblo una mula iba con su carga muy agotada y estaba casi a punto de desmayarse por todo el peso que llevaba a sus espaldas y de pronto vio a su amigo el camello y le dijo, mi hermano y querido camello ya casi no resisto, por favor me podría ayudar un rato con esta pesada carga es que él amo me puso demasiado peso y casi no siento mi cuerpo, creo que no aguantare hasta llegar al pueblo.

Entonces la mula le dijo al camello que si la ayudaba algún día le iba a regresar el gran favor pero el camello le respondió de una manera indiferente y le destruyó su esperanza, le dijo mula lo que estás cargando no es mi problema, mejor ocupar de tus asuntos que yo me encargare de los míos y de esta manera estaremos todos felices.

Después ambos animales siguieron su camino junto a su amo y su hijo para dejar la mercancía que cargaban en el pueblo más cercano, al cabo de unos minutos la mula estaba muy deshidratada y con un cansancio enorme y de pronto se desvaneció, la mula tuvo que quedarse con el hijo del amo hasta que llegara un veterinario para poder ser atendida.

Entonces el amo de los animales le quito toda la mercancía a la mula y se la puso al camello que suspirando pensaba, «debí ayudar a la mula cuando ella me lo pidió, por no querer cargar una pequeña carga ahora tengo que cargar toda la mercancía «. Moraleja, cuando alguien te cuente algún problema y tú creas que no te ascenderá porque no son tus inconvenientes, es mejor que recapacites y lo pienses un poco más.

Recuerdan que quien no vive para servir, no sirve para vivir, cada vez que no tiendes tu mano para ayudar a tu prójimo sin que lo notes en ese momento en realidad te estás perjudicando a ti mismo, jamás te niegues a hacer un favor siempre y cuando puedas hacerlo, nunca digas te ayudaré mañana cuando puedas hacerlo hoy, no cierres los ojos ante la necesidad de otro porque la vida puede cambiar y tal vez quien mañana necesite de una ayuda podría ser tú.

El propósito de nuestra vida es servir, hay que mostrar compasión y debemos tener una voluntad inquebrantable de ayudar a otros, así que cuando ayudes a alguien da las gracias porque el destino te ha puesto en el lugar del que da y no en el lugar del que necesita ayuda, nunca lo olvides, cuando alguien necesite tu ayuda y tú se la puedas brindar hazlo o dale un buen consejo por lo menos.

Pero mucho cuidado con las personas que les gusta aprovecharse de otros, por lo general si tú les haces un favor y otro día no puedes ayudar en otra cosa se enfadan y terminan hablando mal de ti, entonces a veces no es bueno ayudar a todo el mundo porque siempre hay gente malagradecida, abre bien los ojos y mira quien de verdad necesita de tu ayuda.
Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: