domingo, septiembre 25, 2022
InicioNoticiasSaludTienes Agotamiento o depresión

Tienes Agotamiento o depresión

La diferencia entre el agotamiento y la depresión

‘Burnout’ es un término del que la gente se está volviendo cada vez más consciente. Muchos de los síntomas del agotamiento pueden ser similares a los de la depresión y viceversa. Algunas personas experimentan uno pero no el otro, algunos encuentran que uno lleva al otro y otros experimentan ambos al mismo tiempo. Puede ser difícil diferenciar entre los dos.

La diferencia entre el agotamiento y la depresión

¿Qué tan común es el agotamiento?

Aunque el agotamiento puede aplicarse a diferentes áreas de la vida, se habla más comúnmente en términos de trabajo, por lo que la mayoría de las estadísticas se centran en el estrés y el agotamiento relacionados con el trabajo.

Una encuesta de 2020 reveló que alrededor 22% de los adultos del Reino Unido han experimentado agotamiento relacionado con el trabajo. De hecho, en agosto de 2020, más de 27 000 personas en todo el mundo buscaron el término «síntomas de agotamiento».

Las búsquedas en Google relacionadas con los términos de agotamiento han aumentado en los últimos años. Sin embargo, actualmente no está claro si el agotamiento es más común o si más personas lo están investigando porque es un término cada vez más conocido.

¿Qué es el agotamiento?

El agotamiento ocurre cuando las cosas se han desequilibrado y nuestros niveles de estrés y actividad superan con creces la cantidad de descanso que tenemos.

Piensa en un incendio. Los incendios necesitan combustible, oxígeno y calor para arder. A medida que se quema el combustible, queda cada vez menos para quemar. Si añadimos combustible a un fuego, seguirá ardiendo, pero si no lo hacemos, eventualmente se apagará. Un fuego apagado no tiene nada que dar. No enciende y no proporciona calor. Está agotado. Para que vuelva a funcionar, tenemos que volver al inicio, agregar más combustible y volver a encenderlo.

Como personas, cuando seguimos consumiendo combustible (energía) sin agregar o recuperar nada, eventualmente nos quemamos. no tenemos la energia tenemos que seguir adelante.

¿Cómo se siente el agotamiento?

Una característica clave del agotamiento es agotamiento. Tenemos falta de energía y nos sentimos cansados ​​todo el tiempo.

Físicamente, podríamos contraer más tos y resfriados a medida que nuestro sistema inmunológico se debilita. Nuestros hábitos de sueño y alimentación pueden cambiar. Podríamos tener Dolores de cabeza frecuentes.

Nuestro alcohol el consumo puede aumentar, y si fumamos, puede que estemos fumando más de lo usual. A veces lo haremos golpear a los demás, tienen menos paciencia y se irritan o enojan más rápido de lo normal. Con el tiempo, podemos aislarnos de los demás y retirarnos de nuestras responsabilidades.

A menudo nos sentimos negativos acerca de la situación con la que se relaciona nuestro agotamiento (p. trabaja o responsabilidades de cuidado) y puede sentirse cínico y resentido. Nuestra motivación, impulso y eficiencia todos pueden recibir un golpe.

A veces, volcamos la negatividad que sentimos en nosotros mismos y nos vemos como un fracaso. Podríamos sentir molestia o ira hacia nosotros mismos y culparnos a nosotros mismos por no ser lo suficientemente bueno (lo que ‘suficientemente bueno‘ significa). La impotencia, la soledad y la derrota pueden abrumar a nosotros.

Diagnóstico del agotamiento

Históricamente, ha habido mucho debate sobre si el agotamiento puede clasificarse o no como una condición médica.

Los profesionales tienen opiniones diferentes, e incluso las guías de diagnóstico lo clasifican de forma diferente. La Organización Mundial de la Salud reconoció oficialmente el ‘burn-out’ como un ‘síndrome’ en 2019, pero sólo en un contexto ocupacional. Se incluirá en la 11ª edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) que entra en vigor en enero de 2022. A pesar de ello, actualmente no se incluye en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5).

Incluso si los médicos no pueden diagnosticar el agotamiento como una condición, aún pueden sugerir que nuestras experiencias se deben a largo plazo. estrés y/o agotamiento. Algunos incluso pueden usar el término ‘agotamiento’ para describir nuestras experiencias.

¿Cómo difieren las causas del agotamiento y la depresión?

El agotamiento a menudo es causado por un estrés excesivo durante un período prolongado. Suele estar relacionado con el trabajo, aunque algunas personas creen que es posible experimentar agotamiento por situaciones no laborales, tales como responsabilidades de cuidado, crianza de los hijos o relaciones familiares más amplias.

A menudo es un proceso gradual y los factores de riesgo para experimentar el agotamiento pueden incluir cosas como fatiga por compasión, falta de reconocimiento y recompensa, mucho tiempo sin descanso, mucha presión, expectativas irrazonables, carga de trabajo inmanejable, falta de control, falta de opciones. y la falta de autonomía.

depresióngeneralmente no es causado por una sola circunstancia o evento. A menudo, varias cosas diferentes lo alimentarán. A veces no podremos señalar nada específico en absoluto. Algunas de las cosas que pueden contribuir a la depresión incluyen eventos traumáticos, condiciones médicas, circunstancias familiares, medicamentos, cultura, genética, tener un hijo y antecedentes familiares.

Burnout relacionado con condiciones diagnosticables

El agotamiento puede relacionarse con situaciones y circunstancias específicas, como el trabajo, pero también se reconoce cada vez más como algo que afecta de manera desproporcionada a las personas con algunas afecciones diagnosticables. Por ejemplo, hay cada vez más pruebas de que personas autistas, que ha pasado años ‘enmascarando’, puede experimentar agotamiento autista. Algunas personas piensan que también hay algunos enlaces entre el agotamiento y el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), aunque No són la misma cosa.

Aunque todavía está relacionado con altos niveles de estrés y un desequilibrio entre la energía que sale y la energía que entra, el agotamiento relacionado con otras condiciones diagnosticables puede diferir ligeramente del agotamiento específico del trabajo o de una situación.

¿Cómo difieren los síntomas del agotamiento y la depresión?

La diferencia clave entre el agotamiento y la depresión es que el agotamiento se relaciona con una circunstancia específica, mientras que la depresión es más generalizada.

Donde el agotamiento puede hacer que nos sintamos negativos hacia una situación específica, la depresión puede hacernos sentir negativos sobre muchas cosas diferentes a la vez. Vivir con burnout puede hacer que perdamos la confianza en algunas de nuestras capacidades, la depresión puede hacer que perder la confianza en nuestra capacidad para nada en absoluto. Burnout puede significar que pensamos que hemos fallado en una ‘cosa’ específica. Pero la depresión puede hacernos sentir como si hubiéramos fracasado como personas y fracasado en la vida.

Los síntomas de los dos pueden ser similares, pero las causas principales son diferentes y, como tal, la forma de manejarlos puede diferir.

¿Cuánto importa el diagnóstico?

Las personas tienen diferentes opiniones sobre el diagnóstico, sea cual sea la condición. Algunos lo ven como útil, otros no.

Cualquiera que sea el nombre o la etiqueta que elijamos usar (o no usar), puede ser útil tratar de averiguar si hay una causa clara de nuestros sentimientos, ya que ese conocimiento puede ayudar a nuestra recuperación.

En última instancia, la elección de investigar o no el diagnóstico se reduce a la preferencia individual. A algunos les gusta. Puede proporcionar un marco para trabajar. Otros no son tan fanáticos. No les gustan las etiquetas y no las encuentran útiles.

Recuperación de agotamiento a corto plazo

Recuperarse del agotamiento puede llevar tiempo, prueba y error. Si tratamos de apresurarnos y de hacer demasiado rápido, a veces puede empeorar las cosas.

A corto plazo, la recuperación del agotamiento se trata de descansar y recuperar nuestros niveles de energía. Esto a menudo puede significar:

  • Conseguir nuestro dormir rutinas de nuevo bajo control.
  • Comiendo una dieta equilibrada – esto no significa que tengamos que hacer dieta o perder peso. Se trata más de comer una variedad de alimentos en los momentos apropiados y tener comidas adecuadas en lugar de tomar un café para el desayuno y una barra de chocolate para el almuerzo.
  • Tomarnos un tiempo para hacer cosas que disfrutamos.
  • Reconectando con familiares y amigos.
  • Divirtiéndose.
  • Tomarse un tiempo para estar tranquilo y quieto, tal vez haciendo yoga, meditación, escribir un diario, conscienciau otra actividad reflexiva.
  • Darnos cuenta de nuestro consumo de alcohol y volver a controlarlo si es necesario.
  • Practicando calmante.
  • evaluando nuestro rutinas de autocuidado y ver si necesitamos volver a estar al tanto de algo que hemos dejado pasar.

A medida que comenzamos a sentirnos mejor, podemos comenzar a ver las cosas que podemos hacer para evitar el agotamiento en el futuro.

Lidiando con la frustración de la enfermedad mental

Límites, prioridades y agradecimientos

A medida que nos recuperamos del agotamiento, es importante analizar qué lo causó en primer lugar. Tratar nuestros síntomas es excelente, pero a menos que averigüemos qué los está causando, seguirán apareciendo nuevamente.

Un registro de estrés puede ser muy útil. Para ello, tomamos nota cada vez que notamos picos de ansiedad o estrés. Señales de una ansiedad El pico puede incluir que nuestro ritmo cardíaco se acelere, que nuestra respiración se acelere y que de repente sintamos mucho calor. Las pequeñas tensiones y molestias pueden generar y contribuir a nuestros niveles generales de estrés. Tomar nota de ellos puede permitirnos hacer algo al respecto.

Ordenando nuestro límites torcidos es importante cuando se previene el agotamiento. Estos pueden ser límites de trabajo, límites de personas o límites relacionados con nuestras propias acciones y comportamiento. Por ejemplo, uno de nuestros límites podría ser dejar el trabajo en el trabajo, pero podríamos haber comenzado a traer cosas a casa.

Reevaluar diferentes partes de nuestra vida puede ayudarnos a ver las cosas desde nuevas perspectivas y ajustar nuestras prioridades en consecuencia. Como parte de esto, es posible que necesitemos delegar tareas, reservar algunas vacaciones anuales, tener conversaciones difíciles y pensar en nuevos límites o rutinas que nos gustaría implementar.

A veces, las situaciones pueden espiral. Asumimos un poco más, ignoramos la extraña falta de un ‘gracias’, hacemos una hora extra aquí y allá, y antes de darnos cuenta, nos hemos convertido en la persona del ‘sí’. Terminamos trabajando horas tontas, no tenemos tiempo de inactividad y nadie parece reconocer nuestros esfuerzos. Un ‘gracias’ puede recorrer un largo camino. Si nos sentimos despreciados y dados por sentados, entonces podría ser importante hablar con las personas relevantes al respecto. Conversaciones como esta no son fáciles, pero son importantes. Durante estas conversaciones, también es importante que nos ciñamos a nuestros nuevos límites y prioridades, reafirmándolos según sea necesario.

Hábitos saludables

Prevenir el agotamiento no se trata solo de la situación que lo causó, también involucra nuestra vida en general. Cuanto más felices y saludables seamos en general, más espacio mental tenemos para hacer frente a los altibajos.

Estos hábitos saludables podría incluir tener una hora de acostarse sensata, comer una dieta balanceada, asegurarse de tener tiempo libre, divertirse, conectarse con naturaleza, recogiendo pasatiempos olvidados y comunicándonos con quienes nos rodean. Cualquier cosa que forme parte de nuestro autocuidado general.

También es útil tener un conocimiento mental, escrito o físico. caja de herramientas de cosas que podemos sacar en tiempos particularmente difíciles. Por ejemplo, si se acerca la fecha límite de un proyecto, tal vez debamos asegurarnos de que, durante las dos semanas anteriores, dejemos de lado otras responsabilidades. O si volvemos a casa después de haber tenido un día horrible, entonces podríamos tener una caja de auto-tranquilidad en la que podamos sumergirnos.

No estamos solos

Es importante recordar, que sea cual sea nuestra situación, No estamos solos. No somos la primera persona que se siente así. Siempre hay cosas que podemos hacer para tratar de mejorar nuestra situación. Cuando sentimos que nuestros niveles de estrés aumentan, es bueno tratar de aumentar nuestro cuidado personal, acercarnos a quienes nos rodean y tratar de evitar que el estrés se dispare.

Ayúdanos a ayudar a otros y comparte esta publicación, nunca se sabe quién podría necesitarla.

Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: