viernes, septiembre 30, 2022
InicioReflexionesLa clave para que un dia de trabajo sea realmente productivo

La clave para que un dia de trabajo sea realmente productivo

Sí, solemos darnos cuenta de que estamos muy cansados, pero entonces solemos mirar más hacia la presencia de focos de tensión que hacia la ausencia de espacios de descanso en los que estos están ausentes.

Un día de trabajo puede ser muy diferente al otro en términos de productividad, y muchas veces no tenemos claro el porqué. Si hay algún factor externo que influya, solo daremos el enigma por resuelto. En cambio, el misterio permanece cuando nos damos cuenta de que nada ha cambiado, pero sí que oscila el rendimiento laboral.

A veces, en un día de trabajo se hace lo que normalmente se logra en dos. También ocurre lo contrario: todo lo que se hace avanza en medio de tropiezos, se cometen errores, la cabeza se siente pesada y se mira cada media hora el reloj como para hacer que llegue más rápido la hora de salida.

En principio, esto es normal. Hay muchos factores que pueden influir en el rendimiento laboral y no tiene nada de extraño que la productividad no sea una constante. Sin embargo, con mucha frecuencia un día de trabajo se vuelve muy provechoso o no en función de un factor esencial que solemos omitir: el descanso.

 

La complejidad es tu enemigo. Cualquier tonto puede hacer algo complicado. Lo dificil es mantener las cosas simples”.

-Richard Branson-

Para rendir en el trabajo son fundamentales los hábitos de vida saludables.

Un dia de trabajo productivo

La clave para tener un dia de trabajo realmente productivo es un sueño reparador. Levantarse sintiéndose renovado hace que una persona pueda dirigir y mantener mejor su atención, sus habilidades intelectuales a punto y su disposición emocional a toda marcha.

En esas condiciones, las cosas empiezan a fluir. Y cuando eso ocurre, crece la motivación y se potencian todas las habilidades. Es obvio que a lo largo del día esa sensación de vitalidad y vigor va amainando, pero se mantiene la esencia de ella. En la tarde se confirma que el dia fue provechoso.

Por razones obvias, también ocurre lo contrario. Si una persona no ha tenido un sueño reparador, se levanta en la mañana con sensación de pesadez mental, dispersión y mal humor. Estos también son factores que van a desencadenar una cadena de sucesos: todo se hace con más lentitud y menos precisión, hay baja motivación ya medio día puede sentirse un gran hastío.

Esas circunstancias no vuelven a una persona más productiva, sino todo lo contrario. Cuesta hacer. Cuesta pensar y tener buena disposición hacia las labores rutinarias. A la vez, las demoras o los errores desmotivan más aún y lo más probable es que el tiempo no se aproveche de la mejor manera.

La resaca del trabajo

Una de las razones por las que un día de trabajo se vuelve improductivo, debido a un mal descanso nocturno, es lo que algunos llaman “resaca del trabajo”. Esto hace referencia al hecho de que en una o varias jornadas previas se ha incurrido en una sobrecarga laboral.

De este modo, no se modificó descansar lo suficiente porque había trabajo, o sospechas de trabajo que estaban pendientes y se les dedicó más tiempo del razonable. Esto genera una fatiga adicional que no desaparece solo con una noche de sueño. De hecho, muchas veces afecta la buena calidad del descanso.

La resaca suele ser la consecuencia de organizar el tiempo de forma inadecuada o de tener muchos “pendientes” que no han logrado solventarse. Es frecuente que la misma fatiga lleve a postergar de nuevas tareas, cayendo en un círculo vicioso: no se logra descansar bien por el estrés de las obligaciones postergadas y la falta de un buen descanso impide recuperar nuestra energía.

La sobrecarga laboral genera fatiga mental.

¿Cómo solucionarlo?

El descanso es una condicion condición sine qua non para que una persona pueda rendir. Esto lo sabemos, o al menos lo intuimos; sin embargo, ¿qué podemos hacer cuando nos sentimos incapaces de romper con un ciclo de tensión en gradiente positivo? Si no podemos hacer un gran parón, como tomarnos unas vacaciones, la gestión de los descansos se convierte en el punto fundamental.

Cuando la noche ha sido agitada, lo más recomendable es aumentar el número de pausas a lo largo del día. Intentemos no superar las dos horas sin hacer un descanso; por otro lado, si trabajamos sentados, lo recomendable es hacer estos descansos de pie y en movimiento.

Si estamos en casa podemos aprovechar para poner una lavadora, tender o limpiar el polvo de una parte de la casa. Si estamos en la oficina, podemos bajar y subir algun tramo de escaleras. Piensa que tu cuerpo está diseñado para trabajar en movimiento.

Te podría interesar…

Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: