sábado, mayo 18, 2024
InicioCuriosidadesHueso de Ishango: un misterio matemático de 20.000 años

Hueso de Ishango: un misterio matemático de 20.000 años

En 1950, en lo profundo de las selvas indómitas del Congo, los arqueólogos tropezaron con el desconcertante hueso de Ishango, un descubrimiento que ha intrigado las mentes de arqueólogos, historiadores y matemáticos durante incontables décadas.

Desenterrado en la aldea de pescadores de Ishango, este artefacto trasciende lo ordinario y puede ser un antiguo dispositivo matemático que data del Paleolítico superior.

El Paleolítico Superior vio la coexistencia de varias culturas y grupos con distintas expresiones lingüísticas y artísticas.

Aunque los detalles específicos sobre las sociedades que habitaron la región durante este período son limitados debido a la falta de registros escritos, los arqueólogos han encontrado evidencia de estructuras sociales, redes comerciales y sistemas de creencias que dieron forma a la vida cotidiana de estas primeras comunidades humanas.

El hueso curvo, adornado con tonos marrón oscuro y que mide aproximadamente 10 centímetros de largo, revela sorprendentes grabados.

En uno de los extremos se encuentra adherida una pieza puntiaguda de cuarzo, lo que posiblemente indica su uso en grabados complejos, despertando diversas teorías y contemplaciones entre los investigadores.

Algunos proponen que la serie de marcas, meticulosamente organizadas en tres columnas, podría representar un método de contar o incluso operaciones matemáticas simples.

La superficie del hueso contiene múltiples columnas de grabados. El número exacto de columnas varía entre las diferentes fuentes, pero generalmente se identifican de tres a cuatro columnas principales. Cada columna contiene diferentes conjuntos de muescas y símbolos, dispuestos en distintos patrones.

Los grabados en el hueso Ishango muestran un nivel de precisión y artesanía deliberada. Las líneas son rectas y cuidadosamente grabadas en la superficie del hueso, lo que sugiere una mano experta y un proceso de creación decidido.

La estética del hueso puede indicar que no era sólo un objeto utilitario, sino más bien un objeto con valor cultural o simbólico.

Alternativamente, otros postulan que estas enigmáticas marcas podrían haber servido como medio para medir el tiempo o incluso funcionar como un calendario lunar temprano.

Descubierto por el explorador belga Jean de Heinzelin de Brocourt, el hueso de Ishango captó la atención de la comunidad científica y hoy reside en el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales en Bruselas. Para salvaguardar su significado, se crearon numerosos formularios y copias.

Aunque la edad del hueso sigue siendo un punto de controversia entre los arqueólogos, muchos expertos estiman que tiene unos 20.000 años. Las inscripciones siguen sorprendiendo a los matemáticos, sugiriendo la existencia de sistemas numéricos antiguos y potencialmente incluso calendarios lunares.

A pesar de una gran cantidad de teorías e interpretaciones, el hueso de Ishango sigue siendo un misterio y desafía las nociones contemporáneas sobre la destreza matemática de las sociedades del Paleolítico superior.

Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes