jueves, mayo 23, 2024
InicioNoticiasSaludFormación de hábitos y salud mental: mi cerebro no está roto

Formación de hábitos y salud mental: mi cerebro no está roto

Después de escribir sobre ansiedad de alto funcionamiento a principios de esta semana, Empecé a pensar en hábitos. A lo largo de nuestra vida, desarrollamos hábitos de todo tipo. Pueden ser buenos para nosotros, pueden ser malos para nosotros. Pueden ser lo que necesitamos para pasar el día o pueden ser algo que hacemos distraídamente antes de acostarnos. Independientemente de dónde se originaron, los hábitos constituyen un aspecto importante de nuestra vida cotidiana. Y a veces, sin quererlo ni darnos cuenta, podemos caer en hábitos sin darnos cuenta. Esto no siempre es malo, pero cuando se trata de nuestra salud mental, es algo de lo que debemos ser conscientes.

En psicología, el proceso de creación y mantenimiento de hábitos se conoce como Formación de hábito. De Psicología Hoy:

“La formación de hábitos es el proceso mediante el cual los comportamientos se vuelven automáticos. Los hábitos pueden formarse sin que una persona tenga la intención de adquirirlos, pero también pueden cultivarse (o eliminarse) deliberadamente para adaptarse mejor a sus objetivos personales”.

Psicología Hoy

Los hábitos no surgen de la noche a la mañana. Se forman cuando, día tras día, repetimos acciones que a nuestro cerebro le resultan más fáciles de realizar con el tiempo. En pocas palabras, nuestro cerebro está tratando de hacernos las cosas lo más fáciles posible. Al final, apenas pensamos en estos hábitos, incluso mientras los practicamos.

Pero los hábitos no siempre son positivos. Los hábitos negativos son extremadamente frecuentes y muchos de nosotros los adquirimos sin darnos cuenta. En ocasiones, estos hábitos también están ligados a nuestra salud mental. Las personas pueden adoptar mecanismos para afrontar las enfermedades mentales que no son buenos para ellas, y esos hábitos pueden fortalecerse con el tiempo. Puede llegar un punto en el que ni siquiera recuerdas de dónde surgió este hábito, pero forma parte de tu vida diaria.

Por favor, no crean que vengo aquí para hablar mal de los hábitos y la formación de hábitos. Es bueno trabajar en los hábitos y pueden transformar la forma en que llevamos nuestras vidas. Pero podemos caer en malos hábitos como forma de afrontar nuestros problemas de salud mental, y creo que eso es algo de lo que la gente debería ser consciente. La enfermedad mental puede ponernos en un lugar vulnerable y la forma en que las personas la afrontan no siempre es saludable. Ser consciente de que un mecanismo de afrontamiento se convierte en un hábito es fundamental para nuestra salud mental.

Cuando se trata de la formación de hábitos, la conciencia puede marcar una gran diferencia. Ciertamente podemos formar hábitos sin darnos cuenta, pero una vez que nos damos cuenta, debemos analizar estos hábitos. Necesitamos descubrir si nos están ayudando a vivir una vida mejor o si son perjudiciales para nuestra salud mental. Formar buenos hábitos es una de las cosas más importantes que podemos hacer por nuestro bienestar mental y, a veces, eso significa erradicar las cosas malas para dar paso a las buenas.

"Primero olvídate de la inspiración.  El hábito es más confiable.  El hábito te sostendrá estés inspirado o no." -Octavia mayordomo

Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes