sábado, noviembre 26, 2022
InicioNoticiasSaludEsto acaba de llegar: los antidepresivos ya no funcionan

Esto acaba de llegar: los antidepresivos ya no funcionan

“Tan acentuada ha sido la sensación de bienestar, que han sido necesarias medidas disciplinarias”.

Ese comentario, en un informe de 1952 de un ensayo clínico de un nuevo medicamento contra la tuberculosis, informa la primera observación de un efecto antidepresivo sorprendente de un medicamento. Los sujetos del ensayo fueron seleccionados porque su tuberculosis estaba tan avanzada que era imposible… Y, sin embargo, esos pacientes moribundos se sentían tan bien después de tomar el fármaco experimental que “tenían que ser disciplinados”. Poco después, otro fármaco, desarrollado como antihistamínico, también mostraría un efecto antidepresivo definido. Esos dos medicamentos, la iproniazida y la imipramina, se convirtieron en los primeros antidepresivos tradicionales.

Ambos medicamentos aumentan el poder de señalización de ciertas sustancias químicas del cerebro (neurotransmisores de monoamina), incluida la dopamina, la norepinefrina y la serotonina. En la década de 1960, con eso en mente, dos médicos propusieron teorías contrapuestas sobre las causas de la depresión. El primero proponía que la depresión es causada por la falta de dopamina y norepinefrina, y la manía por su exceso. La otra teoría caía en la misma línea, pero presentaba a la serotonina como el químico involucrado. Con el tiempo, la versión de la serotonina triunfó y, en la década de 1990, aparecieron en el mercado nuevos medicamentos, incluidos los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), que también demostraron ser efectivos contra la depresión.

Las teorías de las monoaminas sobre la depresión, sin embargo, no funcionaron tan bien. A principios de la década de 1980, los científicos demostraron que los ISRS y otros medicamentos similares se activan en el cerebro en cuestión de horas, pero el efecto antidepresivo aún tarda semanas. Además, la reducción artificial de los niveles de serotonina o noradrenalina en voluntarios sanos no provoca depresión. Las acciones de los medicamentos antidepresivos, que aumentan la señalización de las monoaminas, suelen ser eficaces para tratar la depresión, pero no ocurre lo contrario. La depresión no es causada por una deficiencia de serotonina o norepinefrina.

Por lo tanto, la conclusión de un estudio publicado en Molecular Psychiatry en julio de 2022, que «no hay respaldo para la hipótesis de que la depresión es causada por una actividad o concentraciones reducidas de serotonina», no es sorprendente, ni siquiera nueva. Lo sorprendente es que los medios de comunicación populares están interpretando las conclusiones del estudio para decir que si la serotonina no es la causa de la depresión, entonces los antidepresivos no funcionan. ¿Eh?

Desde los primeros hallazgos completamente inesperados de los efectos antidepresivos de los medicamentos desarrollados para otros fines, hasta los ensayos clínicos y comunitarios más modernos de los ISRS y los IRSN, la eficacia de estos medicamentos en el tratamiento de la depresión es un hecho demostrado. El colapso de una teoría no cambia los resultados observados en absoluto.

El año pasado publiqué un libro sobre la ciencia de la depresión y comienza con la historia del descubrimiento de los antidepresivos porque fueron importantes en la forma en que la ciencia y la medicina perciben la enfermedad. Aunque la teoría de las monoaminas de la depresión colapsó (hace mucho tiempo), promovió una nueva forma de ver la depresión: como una enfermedad, no como una actitud.

Ofrezco esta parte de la historia para ayudar a armar a las personas que se encuentran con personas deprimidas que buscan tratamiento con la historia más completa de cómo la teoría de la serotonina se relaciona con los medicamentos antidepresivos. Además, estoy haciendo que la versión electrónica de mi libro, Fighting Chance, esté disponible de forma gratuita para una comunidad definida en la primera línea de esa discusión: enfermeras psiquiátricas. Si es enfermero psiquiátrico, en formación o en ejercicio, solicite su libro electrónico gratuito a través del formulario de contacto de mi sitio web.


Sarah Zabel es la autora de Fighting Chance: cómo las observaciones inesperadas y los resultados no deseados dan forma a la ciencia y el tratamiento de la depresión. Lee mas en www.sarahzabel.com.



Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: