martes, septiembre 27, 2022
InicioReflexionesEl espacio individual en la pareja, ¿cómo negociarlo?

El espacio individual en la pareja, ¿cómo negociarlo?

¿Te abrumará pasar demasiado tiempo con tu pareja? ¿Necesitas espacio personal pero no sabes cómo decírselo? Cultivar la autonomía resulta benéfico tanto para la relación como para ambos miembros de ella. Aquí te explico el porqué de su importancia.

Querer compartir todo el tiempo. Esperar con ansiedad un encuentro. Sentir que no puede existir un reforzarr tan potente como la presencia del otro o que el otro es la única persona que nos puede hacer sentir tan bien. Mirarle a los ojos fijamente y desear que el tiempo se detenga. Estas sensaciones tienen fecha de caducidad y está bien que así sea: imagina vivir toda la vida con ese porcentaje de actividad mental asociada al otro.

Una vez que termine la etapa de enamoramientoes natural que parte de lo anterior permanezca, pero que no lo haga en la misma intensidad. Pasar ratos en soledad o sin la presencia de la pareja es tan importante como compartir momentos de calidad con ella.

Lo nuestro, lo tuyo y lo mio

Es cierto que es agradable compartir algunos intereses con nuestra pareja. De hecho, tener gustos en común sea probablemente un ingrediente fundamental a la hora de establecer un vínculo amoroso, porque ¿qué más bonito que compartir una afición con la persona que amamos?

¿Ambos disfrutáis con el yoga? ¿A los dos os gusta jugar videojuegos? ¿Tanto tú como tu pareja son amantes de la música clásica? Si es así, ¡bienvenido sea!, pero ten presente que no todo necesita ser compartido.

No es necesario -ni saludable- compartir todas las actividades que realizan a lo largo del día. Sois personas individuales y seguro que tanto tú como tu pareja tenéis determinados intereses que el otro no.

A lo mejor a ti te gusta el fútbol ya tu pareja no. ¡Eso no significa que tengas que abandonar la actividad! Continúa haciéndolo, así podréis conversar de experiencias que hemos vivido por separado. Una pareja saludable precisa de tres espacios claramente delimitados para funcionar armónicamente: el creado en conjunto, el suyo y el tuyo.

 

“Pero, además, por muchas cosas que se tendrán en común, cada miembro de la pareja es una persona diferente y posee su propia historia, su propio carácter, sus matices respecto a intereses, valores, aspiraciones y, lógicamente, una familia de origen con su particular funcionamiento y realidad. En suma: dada la variedad entre las personas es imposible encontrar coincidencia en todo, y probablemente tampoco sería lo deseable”.

-Jorge Barraca Mairal-

Compartir actividades y aficiones con la pareja es mejorar, pero también es necesario un espacio individual para cada miembro de la pareja.

El espacio individual es necesario a nivel personal y vincular

Aunque tu pareja pueda influir, tu bienestar emocional es tu responsabilidad; una responsabilidad que no estás asumiendo de manera inteligente si lo que haces es generar una única dependencia.

dedica tiempo y energía a actividades o espacios en los que nuestra pareja no está presente favorece el desarrollo de una autoestima saludable, lo que a su vez nos ayuda a relacionarnos positivamente tanto con las personas que nos rodean como con nosotros mismos.

En este punto, el equilibrio es la clave: compartir con otros no debería significar descuidarse uno, ni priorizarse uno debería debilitar nuestros vínculos. Más bien al contrario, mantenga un buen equilibrio a la hora de repartir el área de espacios favorece que en los dos te sientas mejor.

A su vez, que la persona que nos acompaña sea feliz sin nuestra presencia nos hace sentir felices y libres, ya que su bienestar no se ampara en nuestra existencia, sino que va más allá. En ese caso, uno acompaña y es acompañado por elección y no por necesidad.

Tiempo limitado, tiempo de calidad

Todo lo ilimitado pierde valor. Por así decirlo, lo infinito es más de lo mismo. No hay novedad ni entusiasmo. Existe un fenómeno denominado adaptación hedónica que viene al caso: el término hace referencia a que los seres humanos nos adaptamos fácilmente tanto a lo positivo como a lo negativo. Esto explica cómo es que nuestra satisfacción se desvanece velozmente tras haber conseguido una meta.

Imagina que durante un año pudieras comer únicamente tu plato favorito. Sí, las pastas te parecen exquisitas, pero seguro que al cabo de unos días dejarías de sentir ese placer de cuando lo probaste por primera vez.

El acceso ilimitado de las cosas hace que se devalúen rápidamente. Lo mismo sucede con el tiempo compartido en pareja, si es irrestricto pierde valor. Por esto, no resulta extraño que las parejas que comparten casi el total del día, acaban abrumándose con frecuencia, porque el exceso de cercanía sofoca la relación.

Compartir todo el día con la pareja de manera continua sin tener un tiempo individual puede tener efectos negativos en la relación.

¿Es posible disponer de espacio personal en el mismo hogar?

¡Por supuesto que sí! Si bien es cierto que garantizar el propio espacio conviviendo con la pareja puede ser mas complejo que si cada uno tuviera su lugar, no es imposible. Además de que cada uno puede tener sus propias actividades por fuera del hogar, es posible disponer de lugares físicos en donde pueden tener momentos de soledad sin ser invadidos.

Seguramente hayas escuchado hablar de la nueva tendencia: dormir en camas separadas. Se trata de una costumbre que cada vez pisa con más fuerza en el mundo de las relaciones, pues la experiencia nos dice que beneficia el bienestar integral de cada miembro, determinando una convivencia más armónica e incrementando el deseo sexual.

En definitiva, tanto la comunicación y la confianza como el respeto por la privacidad del otro y por la propia, representan pilares fundamentales para que un vínculo romántico sea exitoso y saludable.

Te podría interesar…

Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: