martes, enero 31, 2023
InicioCuriosidadesDos ciudades mexicanas son protegidas por extraterrestres que viven bajo el agua

Dos ciudades mexicanas son protegidas por extraterrestres que viven bajo el agua

Ahora que el gobierno está empezando a admitirlo, no se puede volver a meter el gato en la bolsa: los ovnis existen.

Es posible que aún no sepamos en qué capacidad o si están siendo volados por extraterrestres honestos, pero hay evidencia irrefutable de que objetos voladores no identificados de algún tipo han sido documentados y autenticados en los niveles más altos, informa wearemitu.com.

Sin embargo, hay dos ciudades costeras en México donde casi todo el mundo cree en el rumor de que seres de otro mundo viven bajo el agua y han estado redirigiendo activamente las tormentas tropicales fuera del área durante los últimos 50 años.

Se cree que la última evidencia de esta protección data de octubre de 2022, cuando la tormenta tropical Carl cambió repentinamente de rumbo, moviéndose inicialmente hacia Madero y Tampico.

Cuando el huracán aún no se había alejado y aún se dirigía hacia estas ciudades, muchos residentes locales estaban inusualmente tranquilos y ni siquiera pensaron en evacuar. Los más jóvenes todavía estaban asustados, pero la generación mayor se comportó a sangre fría.

Los lugareños como Beatriz García, de 71 años, no se molestaron en absoluto.

“Inmediatamente dije: ‘Nos protegerán’. Y eso es lo que creo y confío: que existen, que hay una base”. La base de la que habla supuestamente está a unos kilómetros de la costa de Playa Miramar, en un área conocida por los lugareños como Amupac.

La historia comienza en 1967, cuando miles de residentes presenciaron nueve ovnis en el cielo, descendiendo a un área frente a la costa de Playa Miramar. Los avistamientos incluso fueron confirmados por la torre de control de tráfico aéreo en el aeropuerto local de Tampico, según un artículo en El Sol de Tampico, que informó los avistamientos de 1967 al día siguiente de que ocurriera.

Como mucha gente vio al mismo tiempo, las noticias de OVNIs viajaron rápido y fueron tratadas como una verdad inequívoca poco después de eso, especialmente después de que Madero y Tampico repentinamente dejaran de experimentar eventos climáticos extremos después de dos huracanes masivos en 1955 y 1966.

En los cincuenta y cinco años desde que los extraterrestres aterrizaron en esa fatídica noche de agosto, el área ha estado libre de cualquier destrucción a manos de la Madre Naturaleza.

Hoy, el área alberga un festival de ovnis llamado El Día OVNI (Objeto Volador No Identido) Tamaulipas, organizado por la Associação de Investigaciones Científicas OVNI de Tamaulipas (AICOT), un grupo activista formado por investigadores extraterrestres.

El festival en sí se inició como una broma en octubre de 2013 por una figura notable de la cercana Nuevo León, quien lo llamó El Día del Marciano, o El Día del Marciano.

Sin embargo, personas como el fundador de AICOT, Juan Carlos Ramón López, han trabajado para convertirlo en una fiesta reconocida oficialmente, eliminando la terminología marciana y volviendo a centrarse en los ovnis y los diversos desacuerdos que supuestamente ha tenido la gente con estos seres extraterrestres.

El propio López afirma haber visitado a los extraterrestres a través de una proyección astral en julio de 2013. Usó palabras como “intraterrestre” y “multidimensional” para describir a Amupac, que define como construido de metales y cristales y habitado por seres de 10 pies de altura. . que tienen “energía irradiando por todos lados”.

“La información que recibí en este lugar es que están monitoreando esta etapa de este planeta”, dijo López a Vice. “Y bueno, para mí en particular puedo deducir que son psicólogos, científicos que están conectados en esta realidad, pero viven en el espacio del no-tiempo”.

Y aunque los estudios sobre la proyección astral aún no han revelado nada definitivo, la reciente proliferación de avistamientos de ovnis confirmados tiene a la gente más curiosa que nunca sobre cualquier afirmación válida de cohabitación entre humanos y extraterrestres.

López describe a los seres como evolucionados en términos de conciencia e inteligencia, lo que sugiere una capacidad para comunicarse o conectarse con humanos en un ámbito no físico.

La directora de turismo de Tamaulipas, Nembra Carmen Jiménez, está más que feliz de alentar la economía basada en los ovnis de la región, donde turistas de todo el mundo vienen de visita con la esperanza de poder ver un platillo volador.

No debería sorprendernos saber que Jiménez, un autoproclamado creyente en Amupac, también es miembro de AICOT.

“Tuvimos desde niños hasta adultos mayores que se interesan por el tema”, dijo. “La gente viene aquí exclusivamente para visitar esta área… para ver este tipo de fenómenos”, interrumpiéndose para decir, “Bueno, nos deshicimos de la palabra ‘fenómeno’. Ese tipo de ‘realidad’ que tenemos aquí”.

Para colmo, Jiménez afirma haber hecho contacto real con los amos extraterrestres del área. “Yo creo en eso”, dijo. “Los he visto desde que tenía 5 años, tuve contacto con una nave espacial. No estamos solos en el universo”.

Aún así, no es difícil ver por qué los escépticos como el capitán del puerto Javier Francisco Álvarez tomarían declaraciones como estas con un grano de sal.

Álvarez reconoce el folclor detrás de una zona que parece impermeable a los climas extremos, pero explicó que “las trayectorias de estos fenómenos hidrometeorológicos son erráticas, es decir, no siempre llegan a la misma parte ni al mismo lugar, ni entran por el de la misma manera, toca la tierra desde el mismo lugar”.

También menciona que el agua cerca del área es “un grado o dos más fría” que el Golfo de México.

Por el agua más fría, “logra jalar la masa de aire y en consecuencia provoca el rechazo de los huracanes. La masa de aire que ingresa por el golfo es desviada hacia las costas de Estados Unidos y hacia el istmo de Tehuantepec”, dijo Álvarez. Su mayor preocupación no es la leyenda urbana en sí, sino la falta de preparación local debido a la fe ciega en los extraterrestres debajo de la superficie.

En cuanto a las ubicaciones, no hay debate sobre los hechos. Madero y Tampico han estado en el punto de mira de un gran huracán en varias ocasiones desde 1967. Cada uno ha sido redirigido (o fue redirigido, si cree en las historias) sin explicación fuera de agua más fría.

Antes de que el huracán Gilbert de 1988 causara miles de millones de dólares en daños en los EE. UU., el Caribe y el sur de México, se desvió de Madero y Tampico. Sucedió nuevamente en 2005, cuando el huracán Katrina se dirigió hacia pequeños pueblos costeros antes de abrirse paso y dirigirse directamente a Nueva Orleans, donde terminó matando a más de 1.800 personas.

La idea de extraterrestres submarinos que redirigen el clima por razones que pueden o no tener que ver con las personas que viven cerca es una píldora difícil de tragar.

Pero cuando toda una población ha tenido más de cinco décadas de súper suerte, probablemente sea difícil no sentirse bendecido.

Fuente: MSN/wearemitu.com



Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: