martes, septiembre 27, 2022
InicioNoticiasInternacionalesCuidado con el Tapón del Darién y afronta el traicionero camino hacia...

Cuidado con el Tapón del Darién y afronta el traicionero camino hacia una vida mejor |

Con una bolsa llena de esperanzas y sueños, Iriana Ureña, una venezolana de 32 años y madre de dos hijos, llega a una Estación de Recepción de Migrantes (ERM) en San Vicente, El Salvador, al borde del Tapón del Darién. La mirada en sus ojos muestra el dolor de una madre que haría cualquier cosa por proteger a sus hijos.

La señora Ureña y su esposo Eduardo decidieron viajar al norte de Venezuela a través de la selva con sus dos hijos en busca de una vida mejor.

La decisión de dejar su país, hogar, familia y amigos y empezar de cero fue una decisión difícil pero necesaria para ellos y muchos otros migrantes. Estaban hambrientos, deshidratados y exhaustos cuando llegaron a la estación de tren.


Los migrantes llegan tranquilos al Centro de Recepción de San Vicente después de desafiar el peligroso Tapón del Darién en Panamá.

© OIM/Gema Cortés

Los migrantes llegan tranquilos al Centro de Recepción de San Vicente después de desafiar el peligroso Tapón del Darién en Panamá.

«Vimos cosas feas a lo largo del camino»

“El camino no fue fácil, sentí que nuestras vidas corrían peligro. Fue un desafío porque vimos cosas muy feas a lo largo del camino, cosas que nunca pensé que vería en mi vida», dijo la Sra. Ureña.

Casi 134.000 personas, el 80 por ciento de ellos haitianos, arriesgaron sus vidas viajando por la densa selva en 2021, según el Servicio de Migración de Panamá.

Este es un número récord de personas que atraviesan el rectángulo de 10,000 millas cuadradas de selva sin caminos, montañas escarpadas, ríos turbulentos, pantanos y serpientes mortales que se extiende a ambos lados de la frontera entre Colombia y Panamá.

Hoy en día, el viaje a través de la brecha se vuelve aún más peligroso debido a los grupos criminales y traficantes que controlan la región, a menudo chantajeando y, en ocasiones, agrediendo sexualmente a los migrantes.

Sin embargo, la dinámica cambia y el criollo se escucha con menos frecuencia en la selva. Los haitianos todavía intentan cruzar a Estados Unidos desde Colombia, pero ya no son la mayoría, y el español de los migrantes venezolanos ahora predomina en el camino.

El número de venezolanos que cruzaron el Tapón del Darién en los dos primeros meses de 2022 (unos 2.497) casi alcanzó el total de 2021 (2.819). Los venezolanos se convirtieron en el principal grupo que atravesó el corazón de la selva, pero los datos también muestran a cubanos, haitianos, senegaleses y uzbekos, entre otros, haciendo el trayecto.


Un migrante llegó a Lajas Blancas, Panamá, con los pies ensangrentados.

© OIM/Gema Cortés

Un migrante llegó a Lajas Blancas, Panamá, con los pies ensangrentados.

Alto riesgo de violencia

La mayoría de los migrantes que emergen de la brecha pasan por las comunidades de Bajo Chiquito o Canaan Membrillo antes de emprender el camino a pie o en botes comunitarios a lo largo de las aguas turbias del río Chucunaque. La probabilidad de sufrir violencia física y psicológica es muy alta a lo largo del trayecto.

Por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que apoya a las personas en tránsito y en las comunidades de acogida, existe una preocupación constante en coordinación con otras agencias y el gobierno de Panamá para asegurar los fondos suficientes para su trabajo de salvar vidas.

“Existe una necesidad urgente de redoblar la coordinación intergubernamental y la cooperación internacional para responder a las necesidades humanitarias de las poblaciones en tránsito”, dijo Santiago Paz, jefe de la OIM Panamá y jefe del Centro Administrativo Global (PAC) de Panamá.

Entre los migrantes recién llegados se encuentra Johainy, una madre venezolana, y su bebé de un año. «Tuvimos muchas dificultades, nos robaron y vimos muertos en el camino», dice. «Aunque nos preparamos lo mejor que pudimos viendo muchos videos sobre la ruta, nada pudo prepararnos completamente para lo que experimentamos en el bosque».

“Los migrantes que atendemos en el ERM están en una situación de extrema vulnerabilidad y tienen necesidades muy diversas, desde saber a qué país llegan hasta asistencia médica, ropa o productos básicos de higiene”, dice Mariel Rodríguez de la OIM Panamá. «El equipo de la OIM está respondiendo a estas necesidades y coordinando con otras agencias e instituciones gubernamentales para garantizar el acceso a los servicios disponibles».


Un migrante senegalés tras cruzar el Tapón del Darién, Panamá.

© OIM/Gema Cortés

Un migrante senegalés tras cruzar el Tapón del Darién, Panamá.

Babilonia en la selva

Con una población de alrededor de 7.000 personas, la ciudad de Meteti se ha llenado de inmigrantes en los últimos años, en su mayoría venezolanos, como la Sra. Ureña, además de cubanos, sudamericanos, africanos, sudasiáticos y otros, todos rumbo a los Estados Unidos o Canadá.

Para miles de migrantes de todo el mundo, la selva peligrosa y sin caminos se convierte en un camino de esperanza desesperada hacia el norte en busca de una vida mejor. Una babel de idiomas se entremezcla en la vasta jungla, algunos de los cuales nunca emergen con vida, aunque el número real de muertos no está claro.

Los migrantes continúan fluyendo a través del Tapón del Darién, muchos con antecedentes o signos de trauma, como Shahzad de Pakistán («Encontramos cuerpos y cráneos durante la caminata», dijo) o Esther, quien llegó exhausta con los pies ensangrentados, cargada por otros gente

Otros vinieron con historias de esperanza. “La caminata fue extremadamente extenuante. Me puse de parto y tuve a mi bebé en medio del bosque con solo la ayuda de mi esposo. Tuve que beber agua del río durante días. Sin embargo, el recién llegado le dio a toda la familia una nueva señal de esperanza que no esperaba», dijo Bijou Ziena Kalunga, de 33 años, de la República Democrática del Congo.

O lágrimas de alegría cuando las familias se reencuentran después de varios días en la selva, como los venezolanos William, Jorgeis y su bebé de seis meses. “Estaba muy triste y seguí orando por mi esposo. Ni siquiera puedo empezar a decir lo feliz que estoy de tenerlo de vuelta», dijo Jorgeis.


Lágrimas de alegría cuando la familia se reencuentra luego de varios días en la selva.

© OIM/Gema Cortés

Lágrimas de alegría cuando la familia se reencuentra luego de varios días en la selva.

Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: