domingo, junio 16, 2024
InicioRecetasCómo asar un bistec a la perfección en todo momento

Cómo asar un bistec a la perfección en todo momento

Ya sea que esté organizando una barbacoa en el patio trasero o simplemente quiera una comida con calidad de asador en casa, esta receta lo guiará a través del proceso, asegurándose de que siempre luzca como un chef de barbacoa. Desde seleccionar los mejores cortes y controlar los brotes hasta dominar las técnicas de cocina y usar un termómetro de lectura instantánea, lo tenemos cubierto. También exploraremos las diferencias entre las parrillas de carbón y de gas y brindaremos consejos para garantizar que su bistec se cocine a la perfección en todo momento.

Por qué nuestra guía

  • Instrucciones sencillas que incluyen una demostración en vídeo.
  • Cubriendo todas las partes del proceso, incluida la determinación del punto de cocción al tacto.
  • Una opción tradicional de bistec a la parrilla para asar y también para dorar al revés.

Una vista aérea de un bistec perfectamente asado en un plato gris cubierto de mantequilla. Una vista aérea de un bistec perfectamente asado en un plato gris cubierto de mantequilla.

Notas sobre los ingredientes

  • filetes: Elija filetes que tengan de 1 a 2 pulgadas de grosor. Los cortes más gruesos ayudan a conservar la jugosidad y garantizan una cocción uniforme en la parrilla.
  • Aceite: ayuda a crear un hermoso dorado en los filetes. También puedes utilizar otros aceites para altas temperaturas, como el aceite vegetal o el de canola.
  • Especias: Manteniéndolo simple para dejar que el sabor de la carne brille. La combinación de pimienta blanca y negra añade un sabor complejo y más picante.
  • Manteca: agrega jugosidad a la corteza del bistec. También puedes usar mantequilla compuesta o mantequilla en reposo para darle un toque extra de sabor.

Cortes más adecuados para asar

chuletón: Conocido por su veteado y rico sabor, el solomillo es la mejor opción para asar. El contenido de grasa ayuda a mantener el bistec jugoso, pero tenga cuidado porque también puede provocar brotes.

franja de nueva york: Este corte ofrece un gran equilibrio entre ternura y sabor con un poco menos veteado que el solomillo, lo que lo convierte en una opción sólida para asar a la parrilla con menos llamas.

filete mignon: Extremadamente tierno y magro, es menos probable que el filet mignon provoque brotes debido a su menor contenido de grasa. Se cocina rápida y uniformemente a la parrilla.

T-Bone y Porterhouse: Estos cortes incluyen tanto el solomillo como el lomo, ofreciendo una combinación de texturas y sabores. El hueso añade sabor pero puede provocar una cocción desigual si no se manipula adecuadamente.

Solomillo: Una opción más económica, el solomillo es más magro que el solomillo y el filete, pero sigue siendo sabroso. Es menos probable que provoque brotes debido a su menor contenido de grasa.

Filete de falda y falda: Estos cortes más finos son perfectos para asar rápidamente y es mejor cocinarlos hasta que estén medio cocidos. Tienen menos grasa, lo que reduce el riesgo de sufrir ataques de asma.

clases de carne

Hay tres tipos de bistec que encontrarás en un supermercado estadounidense: Seleccionar, elegir y cebar.

Seleccionar es generalmente el tipo de carne cuyo precio se vende o se anuncia. Si es de la calidad elegida se anunciará como tal. El grado seleccionado está justo por encima de lo que el USDA considera comestible. Así que si compras carne de calidad Select, no te sorprendas si no es tan buena. Siempre valdrá la pena pagar dinero extra por libra para obtener el grado Choice. Si tu supermercado ofrece calidad Prime, ¡qué suerte!

CONSEJO PROFESIONAL: Compre únicamente filetes Choice o Prime Grade.

Parrillas de gas versus parrillas de carbón

La elección entre una parrilla de carbón y de gas depende en última instancia de sus prioridades y estilo de asado. Si valora el sabor ahumado y no le importa el tiempo adicional de preparación y limpieza, una parrilla de carbón es una excelente opción. Si prefiere la comodidad, el calentamiento rápido y el control preciso de la temperatura, una parrilla de gas es su mejor opción. Ambos producen filetes deliciosos, así que elija el que funcione mejor para usted.

Parrillas de carbón

Las parrillas de carbón imparten un distintivo sabor ahumado a los filetes, que es el preferido por muchos entusiastas de las parrilladas. El humo de leña natural penetra directamente en la carne, lo que añade un sabor extra picante. Sin embargo, tardan más en calentarse en comparación con las parrillas de gas. Debe darle tiempo al carbón para que se vuelva gris y alcance la temperatura de cocción deseada. También puede resultar más difícil controlar y mantener una temperatura constante. Para obtener información más detallada sobre cómo asar a la parrilla con carbón, consulte esto guía completa para preparar tu parrilla de carbón.

Parrillas de gas

Si bien las parrillas de gas no tienen el sabor ahumado del carbón, se calientan rápidamente, lo que le permite comenzar a asar en cuestión de minutos. Simplemente abra el gas, encienda los quemadores y estará listo para comenzar. También es muy fácil mantener una temperatura constante, ya que sólo necesitas ajustar las perillas para hacerlo. Para obtener lo mejor de ambos mundos, puede comprar cajas para ahumar o bandejas para astillas de madera para agregar un elemento ahumado.

Manejando el estilo

Los brotes ocurren y estamos aquí para ayudar. Los chuletones o chuletones son los filetes que con mayor probabilidad causarán sabor debido a su delicioso exceso de grasa. A continuación se ofrecen algunos consejos para controlar y prevenir los brotes, de modo que usted y sus filetes puedan mantenerse seguros.

Mantenga una zona fresca: Configure su parrilla con una zona caliente y una zona fría. Si se producen llamaradas, puede mover rápidamente los filetes al lado más frío hasta que las llamas disminuyan.

Recortar el exceso de grasa: Antes de asar, retire el exceso de grasa de los bordes de los filetes. Esto reduce la cantidad de grasa que puede gotear sobre las llamas y provocar llamaradas.

Mantenga la tapa cerrada: Mantener la tapa de la parrilla cerrada ayuda a controlar la temperatura y reduce la cantidad de oxígeno que puede provocar llamaradas.

Tenga lista una botella de spray: Llene una botella con atomizador con agua y manténgala cerca de la parrilla. Si se produce un incendio, utilice un rocío rápido de agua para controlar las llamas. Tenga cuidado de no utilizar demasiada agua, ya que puede generar vapor y cenizas.

Niveles de cocción

Ya sea que le guste el bistec principalmente molido o cocido hasta que esté seco como un hueso, esta guía para cocinar bistec lo tiene cubierto. El favorito del chef siempre es el crudo, donde el bistec es suave, jugoso y se derrite en la boca si se cocina bien. Ten en cuenta que los tiempos de cocción variarán según el grosor del corte.

Termómetros de lectura instantánea

La mejor manera de asegurarse de que el bistec esté perfectamente cocido es utilizar un termómetro de lectura instantánea. Esta práctica herramienta elimina las conjeturas de la ecuación y le brinda una lectura precisa en segundos. Simplemente inserte la sonda en la parte más gruesa del filete, evitando huesos o grasa. Recuerda, intenta no hacer demasiados agujeros ya que esto puede provocar que se escapen esos preciados jugos.

Cocinar filetes al tacto: «La prueba del pulgar»

No todo el mundo tiene un termómetro de lectura instantánea, ¡y eso está bien! Con práctica, podrás juzgar si un bistec está cocido al tacto. Vea cómo utilizar la “prueba manual” para hacerlo bien:

  • Crudo: Debe ser muy suave y maleable. Toque ligeramente el pulgar con el índice y sienta el área carnosa debajo del pulgar. Debe quedar muy suave, parecido a la carne cruda.
  • Mal cocido: Debe quedar suave con un poco de resistencia. Toque ligeramente el pulgar con el dedo medio y sienta la misma área debajo del pulgar. Debería quedar un poco más firme, pero aún suave.
  • Promedio: Debe sentirse firme, pero con cierta elasticidad. Toque ligeramente el dedo anular con el pulgar y sienta el área debajo del pulgar. Debería sentirse más firme y elástico.
  • Medio bien: Debe sentirse firme con muy poco estiramiento. Toque ligeramente el dedo meñique con el pulgar y sienta el área debajo del pulgar. Debe sentirse bastante firme con muy poca suavidad.
  • Buen trabajo: Debe sentirse muy firme, sin ceder. Presione su pulgar firmemente contra su palma y sienta el área debajo de su pulgar. Debe quedar muy firme, parecido a la carne bien cocida.

Mantequilla en reposo

10 minutos

Eleve su juego de carne a la perfección con calidad de restaurante con nuestra receta probada y verdadera de mantequilla en reposo de nuestro experto certificado en carnes. Perfecto para cualquier carne en reposo, desde filetes y chuletas de cerdo hasta pollo y pescado. Se puede preparar fácilmente en grandes cantidades y congelar para su uso posterior.

Reposando tu bistec

Cuando un bistec se cocina, sus jugos son empujados hacia el centro debido al calor. Si cortas el filete inmediatamente después de cocinarlo, estos jugos se derramarán y el resultado será un trozo de carne más seco. Dejar reposar de 5 a 10 minutos le da tiempo a los jugos para redistribuirse uniformemente por toda la carne y también permite que las fibras de la carne se relajen, lo que hace que el bistec esté más tierno y sea más fácil de cortar. Considere usar la mantequilla restante anterior para obtener un sabor más jugoso, o pruebe Mantequilla de vaquero de Cayt para una explosión extra de sabor y picante.

Mira el vídeo a continuación donde Rachel te guiará en cada paso del proceso. A veces ayuda tener una demostración visual y ¡lo tenemos cubierto!

Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES
Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes