viernes, septiembre 30, 2022
InicioReflexionesBullying y relaciones toxicas

Bullying y relaciones toxicas

¿Alguno de los siguientes te suena familiar?

Tu amigo, colega o pareja usa amenazas de violencia para manipular tu comportamiento.

Tu amigo, colega o pareja constantemente te menosprecia a ti y a tus elecciones, insiste en que tus decisiones son incorrectas o usa otras tácticas emocionales para influir en tus acciones.

Tienes una amiga que siempre se sale con la suya, que toma todas las decisiones y se niega a asistir si no se cumplen sus peticiones.

Alguien solo te llama cuando necesita algo: un favor, dinero, etc. No importa cuántas veces la ayudes o lo que le hayas dado, ella nunca te corresponde.

Te encuentras reaccionando a las solicitudes con un comportamiento pasivo-agresivo, llevándote bien con la otra persona a pesar de no querer hacerlo, porque es más fácil que la confrontación que se produciría si te defendieras.

Tratar con esta persona te hace sentir agotado, física y emocionalmente, y dudar de tu autoestima.

Si te identificas con alguno de los escenarios enumerados anteriormente, es posible que te encuentres en una relación tóxica.

¿Tu relación es tóxica?

Una relación tóxica es aquella en la que uno de los miembros de la pareja controla al otro a través de la manipulación física, mental o emocional. En lugar de mostrar la igualdad, el cuidado y el respeto mutuo de una relación sana, estas relaciones disfuncionales se caracterizan por un desequilibrio de poder en el que una pareja utiliza una variedad de métodos para asegurarse de que sus necesidades siempre se satisfagan, a menudo a expensas de el otro.

Cuando se trata de relaciones abusivas, muchos piensan inmediatamente en relaciones románticas. Si bien esto es ciertamente un problema en la sociedad moderna, las relaciones tóxicas no se limitan a aquellos que están enredados románticamente. También incluyen amistades y relaciones laborales. Cualquier situación en la que un individuo abusa de los lazos con otros tiene el potencial de ser tóxica.

Como lo ilustran las situaciones enumeradas anteriormente, hay una serie de características que son comunes en una relación tóxica. Si bien no es necesario que todos estos síntomas estén presentes, muchos lo estarán.

Uno de los socios tiene el control de la relación. Él decide adónde irán, cuándo llegarán y qué harán al llegar.

Este individuo se asegura de que se cumplan sus demandas utilizando una variedad de técnicas que van desde el abuso físico y la amenaza de abuso físico hasta el acoso verbal y la manipulación mental y emocional.

El individuo que no tiene el control se siente impotente para confrontar o contradecir al que tiene el poder. Aceptará las solicitudes de su amiga, a pesar de la falta de interés en la actividad propuesta.

La relación es una «calle de sentido único», en la que la persona que tiene el control recibe todos los beneficios de la relación.

El individuo indefenso puede encontrarse actuando de manera inusual debido a sentimientos de impotencia y falta de control. Puede participar en actividades de forma mínima, portándose mal porque su corazón no está en ello. Puede aceptar las actividades, pero luego quejarse todo el tiempo en un intento inconsciente de acortar la actividad. Puede involucrarse en un comportamiento pasivo-agresivo en un intento de incomodar a la persona que tiene el control.

Las interacciones de este tipo a menudo dejan a la pareja emocional y físicamente indefensa. Puede haber un componente de miedo durante la actividad, ya que trata de evitar enojar a la persona que tiene el control. El miedo al castigo, una vez disipado, te deja exhausto.

El amigo tóxico – Reconociendo el bullying

El tipo de acoso más obvio, el más identificable, es el que implica la amenaza implícita o abierta de violencia física. Esto se ha convertido en un tema bien reconocido, a menudo asociado con las relaciones románticas y otras interacciones. Sin embargo, el acoso físico no se limita de ninguna manera a estas áreas. Hay muchos casos de amistad que traen consigo la amenaza de la violencia.

Sin embargo, es importante señalar que existen otros tipos de acoso más sutiles. Estos pueden ser más frecuentes en las amistades que cumplen con la definición de una relación tóxica. Al igual que con las relaciones románticas, la intimidación en una amistad tóxica puede, ya menudo incluye, un elemento de manipulación emocional. Las técnicas de manipulación mental y emocional pueden variar ampliamente.

Está el amigo que menosprecia a alguien, señalando constantemente sus fallas y defectos, ya sean físicos, emocionales o por falta de otros compañeros. Esta persona hace sentir a sus amigos que les está haciendo un favor al participar en actividades con ellos. Sin el matón, insisten, no tendrías a nadie. «Tu elección es estar conmigo o estar solo».

Está la amiga que culpa a los demás por estar con ella y hacer lo que ella quiere hacer.

Puede insistir en que «siempre hacemos lo que tú quieres hacer». Si bien esto es incorrecto, implica un toma y daca que no existe. Es fácil caer en la trampa de pensar: «Si hacemos lo que quieres hacer esta vez, podemos hacer lo que quiero hacer la próxima vez». Desafortunadamente, no hay una «próxima vez» que cumpla este deseo.

Está el amigo que puede consentir los deseos de los demás, sólo para hacerles la vida miserable. Puede permitir que otra persona elija el restaurante, pero se quejará del servicio, la comida, el ambiente, el estacionamiento, los otros comensales y cualquier otra cosa que se le ocurra. Rápidamente aprende que no tiene sentido tratar de hacer algo diferente a lo que quiere hacer. Cualquier otra cosa será simplemente una experiencia miserable.

¿Por qué estos individuos tóxicos son como son?

¿Por qué son egocéntricos, poco confiables y manipuladores? No debería sorprender que también haya muchas respuestas a esta pregunta. Tenga en cuenta que las siguientes descripciones no intentan justificar el comportamiento tóxico, solo explicarlo.

Algunas personas están reaccionando a los factores estresantes en su vida. Cuando una persona se siente fuera de control en un aspecto de la vida, debido a otras relaciones, demandas laborales, mala salud física o cualquier otra razón, puede tratar de ejercer el control en otro aspecto de su vida. Esta podría ser una solución temporal a un sentimiento personal de impotencia y podría resolverse fácilmente.

Otros pueden mostrar una falta de empatía y conciencia de los demás, que son rasgos de la verdadera sociopatía. No hay cambio en estos individuos. De hecho, cualquier intento de hacerlo puede conducir a una escalada del comportamiento tóxico.

Finalmente, están aquellos que intimidan, manipulan y se involucran en otros comportamientos negativos por la simple razón de que han aprendido que estas acciones son gratificantes. Si presionan lo suficiente, obtendrán lo que quieren. ¿Por qué molestarse en entrar en un intercambio recíproco cuando puedes actuar de tal manera que alcances tus objetivos sin tener que renunciar a nada?

¿Se necesitan dos para el tango?

Quienes experimentan este tipo de conductas tóxicas pueden terminar cualquier interacción con su amigo acosador con la misma pregunta: ¿Por qué lo aguanto?

La baja autoestima puede ser parte de la respuesta. Si a lo largo de su vida le dicen que no merece cosas buenas, es natural que llegue a interiorizar esta idea. El matón tóxico refuerza esta imagen de sí mismo con cada interacción. Lo primero que debes entender es que nadie merece ser tratado mal.

De alguna manera, ser parte de una relación tóxica es realmente fácil. No hay necesidad de planificar por sí mismo cuando sabe que alguien más le dirá qué hacer. Las reglas de la relación se explican con bastante claridad. Haz lo que dice la otra persona y evita las consecuencias negativas.

¿Qué más hay ahí? Si has sido constantemente manipulado, tanto física como emocionalmente, llegas a cuestionar la realidad de cualquier otro tipo de relación. Si te convences de que hay algún aspecto de intimidación y manipulación en cada relación, te resultará fácil convencerte de que no hay razón para buscar una amistad diferente. Ya estás familiarizado con el diablo que conoces, después de todo.

Para la música

Si te has encontrado asintiendo mientras leías la sección anterior, hay algunas cosas importantes que debes saber. En primer lugar, ninguna de las cosas malas que has soportado es culpa tuya. La culpa es del agresor, no de ti. En segundo lugar, existen diferentes tipos de amistades. Es posible vincularse con personas debido a intereses mutuos compartidos. Hay personas que se involucrarán en relaciones mutuamente beneficiosas. Hay personas que querrán estar contigo por lo que eres, no por lo que puedes hacer por ellos. Por último, y lo más importante, te mereces un mejor trato. Esto puede significar enfrentar la otra mitad de tu amistad tóxica actual o buscar nuevas relaciones.

Existen varias tácticas para lidiar con el comportamiento de intimidación y convertir las relaciones tóxicas en relaciones saludables. Antes de abordarlos, debemos reforzar dos ideas.

Sepa que se merece algo mejor. Esta es la clave para cualquier cambio potencial. Todo lo discutido a continuación depende de saber que vales más de lo que tienes.

La intimidación, el abuso físico, la manipulación emocional y otros aspectos de las relaciones tóxicas son comportamientos inaceptables. Son cosas que hace el bravucón y no son buenas.

Si está listo para una mejor relación, hay algunas cosas que puede probar:

La respuesta más simple pero potencialmente más difícil es terminar la relación por completo. Esto significa no recibir llamadas telefónicas, no responder mensajes, ignorar cualquier comportamiento manipulador que reinicie el ciclo de toxicidad. Parece una solución fácil, pero cuando inviertes tiempo y energía en una amistad, incluso si no es beneficiosa para tu bienestar, puede ser difícil terminarla. Esto es aún más difícil si la relación tiene un elemento de abuso físico. En este caso, asegúrese de estar seguro y de que no haya posibilidad de repercusiones físicas. Esto puede implicar la asistencia externa de la familia, otros amigos o las autoridades. Hay muchos programas y refugios que también pueden brindar asistencia. Sobre todo, tenga cuidado y actúe de manera que se proteja.

Si no quieres terminar la relación, tendrás que recurrir al acosador. Indica un comportamiento inaceptable. Nuevamente, si hay un aspecto de abuso físico, tenga mucho cuidado al hacerlo. Es probable que la otra persona se agite, se enoje o se enoje durante esta conversación. Manténgase firme en su posición de que no se tolerará el comportamiento tóxico. También es importante mantener la calma durante esta discusión. La conversación puede comenzar a convertirse en una discusión. No involucres al acosador en insultos, amenazas o comportamiento similar. Simplemente repita lo que necesita cambiar y por qué.

Es extremadamente importante no deslizarse hacia atrás.

Si, después de unas semanas de mejor comportamiento, los viejos métodos de manipulación comienzan a aparecer de nuevo, repórtelos de una manera calmada y no agresiva. Reiterar que estas son las acciones que no serán toleradas.

Independientemente de cómo elijas lidiar con la persona tóxica en tu vida, es útil encontrar otros amigos con quienes conectarte. Estas personas no solo brindarán compañía si el amigo tóxico desaparece, sino que también brindarán ejemplos de cómo debe funcionar una amistad. Además, reforzarán la idea de que puedes ser parte de una relación sana y mereces buenos amigos.

Source by Dr. Shenita Etwaroo

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: