jueves, febrero 2, 2023
InicioNoticiasAlrededor de un millar de conductores protestan contra la normativa de Ayuso...

Alrededor de un millar de conductores protestan contra la normativa de Ayuso por «la ‘uberización’ del taxi»

Parte de los taxistas de Madrid, unos 3.000 según los manifestantes, 800 según la Delegación del Gobierno, se han concentrado en Orense, 60, junto a la Dirección General de Transportes. Con puntual regularidad iconográfica, tanto Mónica García como Rita Maestre han aprovechado la cabeza de la marcha para sumarse al clamor y la bocina, que han recorrido los tres carriles al sur de dicha avenida. El lema, sostenido por una pancarta, era el «No el Reglamento. No a la ‘uberización’ del taxi».

Como en toda concentración, esta parte de los profesionales madrileños, englobados por la Federación Madrileña del Taxi, la Asociación Elite Taxi Madrid, Taxi Project 2.0, Plataforma Caracol, Taxi Collaterals, Taxi Families, Taxi Movement y Mujeres Taxistas de Hoy, han expuesto sus quejas contra las normas de transporte que se plantea poner en marcha el Gobierno regional y que, según la opinión de los convocantes, «deja a los autónomos, como a los sanitarios, en manos de especuladores».

También, como en toda manifestación o convocatoria que se precie, han aparecido historias humanas. Los de los que se aprovechan de que el Pisuerga pasa por Valladolid o de que un sector movilizado del comercio ha organizado su zarabanda en el eje paralelo a la Castellana.

buscando la foto

Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional, ha alardeado ante los medios de comunicación de que «los políticos son efímeros», lo que por defecto hace eterno al taxi. En tanto, sus correligionarios le silbaron y cuando el compañero gráfico abrió el avión se escuchó un “no me saques, tengo que estar trabajando”.

Tras la larga marcha de coches como el Rayo Vallecano (la posibilidad de que se pueda cambiar el diseño es otra de las preocupaciones del sector) cada vez han ido surgiendo más testimonios, unos tipo, otros más mordaces. Como la de Marcelino Camacho (Torres), el «único Marcelino Camacho de los tres que teníamos», natural de Losar de la Vera, partido judicial de Plasencia, Cáceres, que lleva en el taxi desde 1977 y que con una Con acento y aires del sur llevaba unos carteles que decían que “Ayuso nos atropella”. Cabe destacar que ya estuvo cerca de las políticas de Más Madrid. Y así ha sido inmortalizado.

<span class="voc-figcaption voc-figcaption--text"></p> <p>Un taxista muestra un cartel durante la protesta<br /> </span><br /> <span class="voc-figcaption voc-figcaption--author"></p> <p>DE SAN BERNARDO<br /> </span><br />

Si hay bocina, la famosa vuvuzela del Mundial de Sudáfrica no parecía buena oferta, pero aun así, Antonio, un portugués, la vendió por cuatro euros con la cara de resignación y entre las sonoras carcajadas de los asistentes Se ha podido comprobar la presencia de muchos profesionales del taxi jubilados, pero dando apoyo a sus compañeros para recordar al presidente autonómico y a la ciudadanía que este transporte público “como se conoce” se puede perder en un pedido repetido.

urna en la calle

No sólo los madrileños han marchado; también sevillana o valenciana. Francisco, Paco Alfonso y Modesta, junto a otros diez coches, han partido a las cinco de la mañana desde la capital hispalense y han dejado «150 euros, que es una gasolina muy cara» aunque estaban en Madrid para que los políticos «dan el brazo a torcer». En un colectivo histórica y estadísticamente masculino, las mujeres se han dado a conocer. Carmen vendía el 31 de la ONCE y acompañaba a su marido, Alberto, que tenía el coche unos metros por delante.

La cabecera iba acompañada de una furgoneta de alquiler con megafonía interrumpida y que transportaba, como ‘los Jordis’ en Barcelona, ​​las urnas en las que parte de los taxistas opinaban contra la normativa autonómica el año pasado; “Si este referéndum no le vale a Ayuso, que venga aquí”, se han justificado.

«Saca al cliente y dile cuatro cosas»

Lo que ha sonado, a modo de letanía, es el «vamos a por ellos, oé», y los gritos de dos piquetes improvisados ​​y encumbrados que han rociado de insultos a sus compañeros que han pasado con pasajeros en sentido contrario y la voluntad de «Saca». al cliente y decirle cuatro cosas en la cara» porque hay «otro hijo de puta trabajando». El derecho de huelga, el derecho al trabajo y la Policía vigilando de cerca y en silencio que la situación no se les vaya de las manos. Incluso Reyes Maroto ha pasado por la concentración, lo que suma un perfil consistorial.

En el paso de cebra de la calle Hernani que corta a Orense, un manifestante explicó a un transeúnte que «ahora» son «los malos de Ayuso». El redactor ha podido entrar y salir en VTC de la zona. No hay problema.

Enlace de la fuente

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Mas Populares

- Advertisment -

Comentarios Recientes

A %d blogueros les gusta esto: